jueves, 10 de junio de 2010

EL JUEGO EN EL PREESCOLAR


El niño y la niña, al jugar elaboran y desarrolla sus propias estructuras mentales y la inteligencia es una forma de adaptación al entorno. Mediante el juego, el niño y la niña conoce el mundo, lo acepta, lo modifica, lo construye...

Si nos damos un paseo por los conceptos desarrollados por el psicólogo, filósofo y biólogo Jean Piaget, en el aprendizaje existen dos momentos relevantes, que son:



  • Asimilación: capacidad de usar y apropiarse de lo desconocido hasta el momento, y de descubrir al explorar el entorno.


  • Acomodación: capacidad de modificar los propios esquemas operativos y mentales para enfrentar y resolver situaciones nuevas.

Por ejemplo, cuando el niño y/o la niña representan un relato, es una acción - juego que requiere de energía física y desarrolla competencias precisas relacionadas con la invención creativa y la imaginación, bases indispensables del desarrollo intelectual.





En este sentido, experimentar, construir, demostrar, discutir, inventar, reproducir y distribuir permite que el conocimiento del objeto sea una acción inteligente. Si partimos de una premisa en la que s establece que "el juego es un instrumento que permite al niño y la niña conocer la realidad que lo rodea, organiza las relaciones en los ámbitos individuales y de grupo; y abstraer la realidad que previamente ha conocido", el docente y/o adulto significativos debe facilitar, orientar y animar cuando el juego "decaiga" y se vuelva repetitivo, para así crear según la situación un conflicto que lo remplatee y lo vuelva más dinámico y operativo.

Si a través de una situación de juego el niño y/o la niña se animan a discutir, a cuestionar la justicia o la injusticia de una actitud adulta o de un pare (niño), pone de manifiesto la capacidad de interaccionar en un grupo para adaptarse a las normas establecidas por otro y aceptadas por todos. Si recorremos el camino de la construcción de la moral autónoma, basada en la necesidad de reciprocidad, respeto mutuo y cooperación, desde la acción directa en el uso de su libertad personal y al liberta del otro, y si jugar alcanza el nivel de estructura cognitiva, afectiva y social del sujeto, es posible comprobar, entonces, cómo se da el proceso de aprendizaje, puesto según Jean Piaget, el individuo construye la inteligencia al interactuar con el medio, lo cual implica un conocimiento físico, lógico - matemático y social. Así, el propio sujeto es protagonista de su desarrollo y la fuente del conocimiento es la acción, desde la manipulación hasta la acción interiorizada.

El docente del nivel preescolar no debe decidir siempre qué y cómo aprenderá el niño y/o la niña, sino recoger estimular y aprovechar sus intereses y necesidades para hecerlo reflexionar sobre sus acciones y brindarle las herramientas necesarias para ello (a).








Elaborado por: García Heidy







Bibliografías Consultadas:


  • Material Digitalizado de la Profesora: Mylvia Fuentes.


  • Matos R., 2004. Juegos Musicales como recurso pedagógico en el preescolar. 2da. edición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario